El Viaje a la calidad

Un Viaje para los Sentidos

COMPROMISO

El viaje de nuestro Queso comienza en La Mancha y termina en el paladar

“El Queso es un alimento vivo, que nace, evoluciona y madura”

El secreto de nuestros quesos empieza en la selección de la leche y su recogida diaria, elaborando nuestros Quesos con leche fresca.

Leche de oveja, cabra y vaca procedentes de rebaños y ganaderías seleccionadas por su calidad e identidad geográfica. Buscando un equilibrio en la recogida de la leche de los distintos ecosistemas Continentales (llanos manchegos, meseta castellana y baja montaña) y Mediterráneos que ayuda a manifestar los recuerdos a pasto … siembras de gramíneas y leguminosas, finas hierbas, frutos secos frutales del mediterráneo, hierbas y arbustos aromáticos de monte bajo.

Todo esto aporta una elevada complejidad aromática. La leche de oveja y cabra van a producir quesos más rústicos, más concentrados, con texturas más ásperas e intensas.

Un Buen queso va forjando su personalidad desde el comienzo del viaje…

 

Los procesos de elaboración tradicionales y muy artesanales, basados en esmerados procesos fermentativos lentos donde se obtiene una mayor intensidad aromática, desde el punto de vista lácteo, desde el punto de vista de especie e importantes recuerdos del origen de los pastos.

Envejecimiento: Procesos de envejecimiento y afinado muy lentos con desarrollos enzimáticos largos que producen segmentación y rotura de proteínas y ácidos grasos que refuerzan las características aromáticas lácteas, animales y florales.

Con esto se consigue una maduración perfecta que permite al queso la evolución característica de la textura, consiguiendo una redondez y calidez que hacen el paso en boca mucho más amable, gustoso y ligero, originando un post-gusto amplio, persistente y con recuerdos a los pastos de meseta.

 

Solo la riqueza y armonía en el coupage de leches, definidas por nuestro Maestro Quesero, hace que se consigan un queso con un equilibro perfecto, redondo en boca y de personalidad única.

Una vez adoptada su forma el Queso ya reposa tranquilo…

 

Es en las cavas de afinado y maduración, donde junto a una humedad y temperatura idónea, afloran en nuestros quesos una riqueza en matices y sabores con una excepcional amplitud aromática.

 

Cada Queso decide cuando despierta de su reposo…